2.24.2014

CUESTIÓN DE LUJURIA: CAPÍTULO 9

- ¿vienes acompañada? – me dice ella, me imagino que es porque se da cuenta que sonrió provocativamente a mis dos acompañantes de la noche
- si, por mi pareja y un amigo, pero no significa que este solo con ellos, vengo a divertirme – le guiño el ojo en señal de complicidad, lo cual ella capta a la primera y se acerca más a mi
- bueno, pues divirtámonos – y sin pensarlo se lanza a besarme a lo cual respondo ansiosamente tomándola por su cuello y acercándola aún más si puedo hacia mí. En ese instante, Sergio se queda boquiabierto mientras juan sonríe de oreja a oreja, sabe que estoy excitadísima ya y que lo que sigue de noche será muy divertida y morbosa
- ¿juan…es…es tu novia la…la que está besando a esa…chica? – dice Sergio sin aun poder dar crédito a lo que ve, aunque en el fondo también le excita, al fin y al cabo es un hombre
- cierra la boca hombre, que pareces un dibujo animado, con la mandíbula por los suelos – señala juan dándole un golpecito en la espalda – y si, es mi chica la que la ves, es bisexual – Sergio mira encantado la escena, aunque todavía sorprendido, no se esperaba ver algo así esta noche o al menos no siendo yo la protagonista de la escena
- ahora entiendo porque Andrea me dijo que son una pareja de mente abierta, vaya que si son de mente abierta – dijo resoplando y sonriendo gustosamente
- veo que te atrae entonces el espectáculo. Tu disfruta del momento, quien sabe lo que pueda pasar – juan le deja para acercarse a mí y entregarme la copa. Nos sorprende a mí y a mi acompañante en mitad de nuestras libidinosas caricias. Me besa en la boca y le da dos besos a ella. Sin mucho preámbulo el también comienza a bailar con nosotras agarrándonos de la cintura. Yo me pongo detrás de él y observo como Sergio aún sigue en un shock morboso, porque se le ve una sonrisa nerviosa. Juan coquetea ahora con la pelirroja y obviamente ella le responde rápidamente acercándose a él y moviéndose de tal manera que queda con su culo aprisionando su entrepierna, sintiendo como su miembro estaba erecto en respuesta a sus movimientos tan calientes. De nuevo se pone frente a él y le da un beso en los labios, juan responde excitado a esos besos. Sergio de nuevo queda en shock, no deja de alucinar. Me acerco a el
- debes dejar de hacer eso, hay gente que te está mirando y creen que eres un loco – le digo mientras esto a su lado, admirando tan morboso momento entre mi chico y la pelirroja
- ¡wow!...de verdad que no puedo dejar de sorprenderme. Estas aquí a mi lado, tan tranquila mientras tu novio besa a otra…perdona que te diga, pero todo esto me está poniendo de tal manera que ¡ufff! – dice de manera categórica mientras toma un sorbo de su copa
- mejor, así puedo tenerte donde quería desde hace horas – le miro coqueteándole con los ojos, el responde de igual manera y se olvida del espectáculo particular que tenemos en frente para centrarse en mi – deja de hablar y baila conmigo – y así, sin más comenzamos de nuevo nuestro pequeño juego.
En el fondo se escuchaba “big love” de Low Deep T, un cantante de soul que había conocido gracias a juan y era muy sensual con su voz profunda, algo que acompañaba al momento que estábamos viviendo todos en el lugar. Me movía con sensualidad, buscando que Sergio se acercase más a mí y al parecer lo iba consiguiendo, porque esta vez sentía como me apretaba contra él. A tan solo unos metros se encontraba juan, besando y acariciando apasionadamente a la pelirroja en cuestión
- ¿te interesa también besarla? – dije en tono serio, al parecer me molestaba enormemente que estuviese más pendiente de ella que de mí, que me tenía a tan solo unos centímetros de su boca
- para nada, me interesa más besar a otra chica, lo complicado es que no puedo hacerlo – me dice mientras repara mi boca
- poder puedes, otra cosa es que quieras – le digo mientras me muerdo el labio inferior. Según juan cuando estoy totalmente excitada, me muerdo el labio de la misma manera y me brillan extremadamente los ojos, si me viera ahora diría que estoy en el punto alto de mi libido y no se equivocaría
- es mi amigo, no sé si le parezca bien – me acerca aún más contra su pecho, mientras yo pongo mis manos alrededor de su cuello
- creo que tu amigo le va a parecer más que bien, le gusta jugar y no se molestara si hay un tercero para ello, como podrás observar – le digo indicando con la cabeza hacia donde esta juan, que sigue besando a la chica en cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario